Abonado

En esta sección tienes todo tipo de artículos para el abonado de tu finca o jardín. Encontrarás distintos tipos de inyectoras para todo tipo de caudales, además de abonadoras e inyectoras específicas para el control de PH.

Subcategorías de Abonado


Además del riego, las plantas necesitan la fertilización para su perfecto desarrollo y para alcanzar la mayor productividad.

Para la aplicación de fertilizantes, disponemos de distintos elementos, según el tamaño de la parcela o el nivel de automatización que necesitamos en nuestra finca.

La forma más sencilla de abonar, usando la red de riego, es con un abonador. Es un depósito cerrado en el que se introduce el abono a repartir a través de los goteros. Se conecta a la tubería de riego haciendo un by-pass. Entre las conexiones de dicho by-pass, se coloca una válvula, con la que se produce una pérdida de carga. Cuanto más se cierra esta válvula, más agua pasa por la abonadora y más rápidamente pasa el abono a la red de riego. Esta solución se puede llegar a automatizar usando válvulas hidráulicas. De, todas formas, habrá que volver a llenar el depósito en cada riego.

Otra forma sencilla y económica de abonar, es usando inyectores Venturi. Un inyector Venturi, inyeta abono en la red por un efecto físico, llamado efecto Venturi. Se suelen instalar en by-pass y se basan en la diferencia de presión entre la entrada y la salida para inyectar el líquido en la red. Esta diferencia de presión se consigue mediante una válvula manual o hidráulica.

El uso de inyectores Venturi puede ser una buena solución cuando se dispone de una presión alta en la red, por ejemplo, cuando el agua viene de un embalse situado en altitud o de una toma de Comunidad de Regantes. Suelen necesitar en torno a 2 bar de pérdida de carga para inyectar correctamente. El problema que pueden tener es que, si la presión de entrada cambia, el caudal de inyección también lo hace. Usando bombas y/o válvulas pilotadas, se puede crear un sistema estable que nos asegure una inyección constante en todo momento, pero esto ya es una solución más compleja.

Cuando tenemos caudales pequeños, se pueden usar dosificadoras electromagnéticas. Estos dispositivos se suelen colocar en la pared y son bastante económicos. También son fáciles de instalar. El único inconveniente es los caudales de inyección son pequeños, así que no servirán en instalaciones muy grandes. Hay un tipo de dosificadora electromagnética diseñada especialmente para el control de PH. Es capaz de leer el valor de PH de una sonda y regular la inyección de ácido para alcanzar un valor de consigna. La dosificadora incluye el automatismo que regula estas funciones.

Las dosificadoras de pistón inyectan un caudal constante en la red. Son una muy buena opción para cualquier finca, a partir de cierto tamaño. Existen modelos con distinta capacidad de inyección y son muy duraderas. El caudal de inyección siempre es el mismo, siempre y cuando no se supere un valor de presión máximo en la red de riego. También disponen de una regulación manual de caudal de inyección si no se quiere que funcionen al 100%. De todas formas, no se recomienda usarlo a menudo, ya que recorta el recorrido del pistón y, a la larga, puede producir un mayor desgaste.

Existen otras soluciones de inyección, como dosificadoras de membrana o inyectores hidráulicos (también funcionan con diferencia de presión), aunque son menos habituales.

Todos los elementos descritos se pueden automatizar y controlarlos con un programador de riego, ya sea directamente, o usando válvulas hidráulicas.